FUTUROS PARALELOS

"En 2080 la esperanza de vida alcanza los 110 años en los países ricos. La gente puede votar recién a los 25 años y la jubilación se concede sólo a los 80. La población está envejeciendo y la tasa de natalidad es muy baja. El número de habitantes se estanca. Poco a poco, el concepto de megalópolis se vuelve obsoleto. Las ciudades, como las conocemos ahora, dejan de tener sentido.

Los habitantes, cansados ​​de las pandemias, las catástrofes naturales y la contaminación, migran a áreas abiertas, convirtiendo el trabajo a distancia en el estándar. Muchas industrias y servicios están robotizados, por lo que la mayor parte de la producción se lleva a cabo sin la presencia física humana.

Las ciudades se convierten en espacios recreativos vintage o espacios para la actividad política y cultural ocasional para eventos. Los desarrolladores urbanos se refieren a ellas como “bajas y lentas”: se demuelen grandes bloques para crear áreas verdes y huertas, los edificios más altos se renuevan eliminando los pisos superiores y los animales nativos invaden las antiguas áreas comerciales ".

 

Este podría ser un futuro para las ciudades. Pero hay muchos más.

¿Y si en lugar de pensar en la continuidad de los modelos urbanos tal como los conocemos, imaginamos otras posibilidades? En algunos de ellos, las ideas utópicas se hacen realidad, en otros, las ciudades simplemente colapsan. Futuros Paralelos es un proyecto para la imaginación colectiva, tangible y urbana.

La primer versión del proyecto será realizada en Buenos Aires en el marco de obras seleccionadas por el Centro Cultural Recoleta.

PARALLEL FUTURES

"In 2080 life expectancy reaches 110 years in rich countries. People can vote only at age 25 and retirement is granted only at 80. The population is aging and the birth rate is very low. The number of inhabitants stagnates. Little by little, the concept of a megalopolis becomes obsolete. Cities, as we know them now, cease to make sense

1585074121439.jpg

Inhabitants, tired of pandemics, natural disasters and pollution, migrate to open areas, making remote work the standard. Many industries and services are robotized, so most of the production takes place without the physical presence of humans.


Cities become vintage recreational spaces or spaces for occasional political and cultural activity. Urban developers refer to them as "low and slow": large blocks are demolished to create green areas and orchards, the tallest buildings are renovated eliminating the upper floors and native animals invade the old commercial areas ".

This could be a future for cities. But there are many more.

What if instead of thinking about the continuity of urban models as we know them, we imagine other possibilities? In some of them, utopian ideas come true, in others, cities simply collapse. Futuros Paralelos is a project for the collective, tangible and urban imagination.

The first version of the project will be carried out in Buenos Aires within the framework of works selected by the Recoleta Cultural Center.